El club de todo por la Patria

3 libros, 3 palabras, 1 relato
"El club de la buena estrella", de Amy Tan.
"Todo esto te daré", de Dolores Redondo
"Patria", de Fernando Aramburu


¿Queréis que os cuente un cuento, mis pequeñuelos?
Pues veréis, erase una vez tres empresarios que tuvieron que aunar fuerzas y fusionar sus empresas si querían superar con éxito la crisis en la que el país se veía sumido en la actualidad. Y quiso el destino que, además de fusionar sus empresas, tuvieran los tres una visión de futuro y decidieran crear entre los tres un club llamado “El Club de Todo por la Patria”.
Para no tener que dar nombres y así crear mal ambiente entre los lectores, los vamos a llamar hijo de puta UNO, hijo de puta DOS e hijo de puta TRES. Pues bien, estos tres empresarios, como dije antes, decidieron fundar el club más selecto que se haya podido conocer hasta ahora y al que tan sólo tendría acceso la “creme de la creme” del mundo empresarial. Pero antes de dar acceso a más socios debían decidir quién de ellos tendría el gran honor de presidir dicho club, es decir, ser el “GRAN HIJO DE PUTA”.
Todos ellos se mostraban ansiosos por tener tal honor y puesto que no hubo acuerdo decidieron exponer cada uno sus argumentos para ver quién demostraba tener las mejores aptitudes para presidir el club.
TRES, que miraba más por incrementar sus bienes, les dijo a los otros dos que él podría desechar la idea de ser el presidente si a cambio le cedían el 90% de los beneficios que se obtuviera de la empresa recién creada.
DOS, que aunque también miraba mucho por obtener el mayor beneficio, dijo que si él salía electo propondría que todos los trabajadores, sin excepción, comenzaran a realizar horas extras sin remunerar, que las vacaciones se eliminarían hasta nueva orden y que realizarían recortes allá donde hiciera falta.
Tanto TRES como UNO aplaudieron las argumentaciones de DOS. Lo que acababa de proponer tenía muy buena pinta y aplicando dichas medidas obtendrían grandes beneficios. Todo parecía indicar que DOS se convertiría en el GRAN HIJO DE PUTA.
Sin embargo UNO, que de tonto no tenía ni un pelo, expuso lo siguiente: 
-Si salgo elegido como GRAN HIJO DE PUTA prometo que cada uno de vosotros tendrá un cargo de por vida, uno será el vicepresidente y el otro el tesorero. Los cargos los podéis echar a suertes y así nadie se podrá quejar de que ha habido tongo. En cuanto a las propuestas de DOS las tomaría en cuenta, añadiendo una más: aquél al que se le ocurriera pensar, se iría a la puta calle. Las cosas iban a cambiar; todo el mundo debería obedecer.
DOS y TRES rompieron en aplausos, vítores y demás exclamaciones de alegría. Así fue como UNO se convirtió en el “GRAN HIJO DE PUTA” del Club de Todo por la Patria. 
La moraleja, amiguitos, es que cualquiera que se lo proponga puede llegar a ser un GRAN HIJO DE PUTA.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Relato escrito por Lola Sarrión

Comentaris

Entrades populars